WWE en Situación de Pérdida Durante la Pandemia de COVID-19

WWE+en+Situaci%C3%B3n+de+P%C3%A9rdida+Durante+la+Pandemia+de+COVID-19

Cortesía Flickr

Por Dylan Lazaga, CONTRIBUYENTE
Traducción por Griselda Amador, EDITORA DE ESPAÑOL
Desde que la pandemia de salud de COVID-19 provocó la suspensión de muchas ligas y eventos deportivos importantes, los fanáticos del deporte han tenido muy pocas cosas que esperar. World Wrestling Entertainment, ha seguido produciendo programas a pesar de las restricciones más estrictas presentes en la pandemia en curso. Si bien ha proporcionado una ruta de escape para sus fanáticos lejos de los eventos mundiales actuales, el presidente Vince McMahon está tomando muchos riesgos que lo ponen a él y a su marca en una situación de perder.
A medida que la pandemia de coronavirus empeoró a lo largo de Marzo, la WWE tuvo que hacer cambios sustanciales en sus eventos, que incluyeron mudarse a sus instalaciones de capacitación en Orlando, FL. en el futuro inmediato. Desde el 12 de Marzo, WWE cambió entre programas en vivo y pregrabados debido a los cambios constantes con la pandemia, incluida la grabación previa de su mayor evento anual WrestleMania. Entre otros cambios se incluyen no permitir que los luchadores ingresen a las instalaciones si muestran signos de enfermedad y limitar la asistencia al “personal esencial”.
Paul “Triple H” Levesque, Vicepresidente Ejecutivo de Estrategia y Desarrollo Global de Talento de la WWE, describió una clara necesidad de proceder con WrestleMania en el estado en el que se encuentra el mundo. “Decimos cuáles son nuestros trabajos todos los días y poner una sonrisa en las caras de todo el mundo “, dijo Levesque en una entrevista con el SportsCenter de ESPN. “Y realmente creemos eso. Y en este momento, quizás más que cualquier otro en mi memoria, la gente necesita esas sonrisas ahora más que nada. Así que ya sabes, elegimos continuar y tratar de poder ofrecer esas sonrisas “.
Es encomiable que WWE haya continuado capeando la tormenta de la pandemia y organice espectáculos con las circunstancias que cambian a diario, incluyendo un equipo de producción decreciente y una lista de lucha libre y Florida emitiendo su propia orden de quedarse en casa. Sin embargo, la calidad de estos espectáculos de arena vacíos ha estado desconectando a los fanáticos, en parte debido a la dependencia de las repeticiones de partidos y la naturaleza general de la multitud.
En el lado positivo, sin embargo, los shows de set cerrado han permitido a los luchadores expresarse libremente mejor en promociones, mientras que la acción dentro del ring ha sido más frecuente recientemente. De acuerdo, esos mismos fanáticos cansados ​​de los espectáculos de arena vacíos deberían esperar aún más de lo mismo en el futuro hasta que la pandemia de coronavirus se calme.
WWE anunció el 10 de Abril que regresarían a las grabaciones de televisión en vivo en su Performance Center a partir de la edición del 13 de Abril de “Monday Night RAW”. Muchos de los luchadores de la compañía no estaban contentos con la decisión de Vince McMahon, según Sean Ross Sapp de Fightful. WWE defendió su decisión, en una declaración a ESPN, con la creencia de que las personas necesitan un desvío de las dificultades actuales del mundo, con las superestrellas proporcionando un sentido de unidad y esperanza.
Esas mismas superestrellas que brindan tal esperanza de unidad continúan poniéndose en peligro de posiblemente detectar síntomas del coronavirus. Según WWE, un talento en pantalla no especificado dio positivo en COVID-19 después del conjunto inicial de grabaciones cerca de finales de marzo. Si bien esa persona logró recuperarse rápidamente, los espectáculos continuos presentan un peligro para la salud en la lista de lucha libre, especialmente aquellos que viven fuera de Florida que ahora necesitan viajar a los espectáculos en el centro de capacitación.
Florida, como aquí en California, también sigue siendo un estado que se queda en casa y solo requiere que las empresas esenciales permanezcan abiertas. La orden de quedarse en casa de Florida solo enumera los periódicos, la televisión y la radio como “esenciales”, pero la oficina del gobernador de Florida eligió lo contrario. El alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, luego de discutir con la oficina del gobernador de Florida, anunció el 13 de abril que se firmó una orden ejecutiva días antes de considerar la WWE y otros deportes con audiencias de televisión nacionales como “negocios esenciales”.
La lucha profesional, como todos los deportes, no es esencial en este momento, ya que correr espectáculos con más que un equipo de esqueletos alentaría aún más a las otras grandes ligas deportivas a producir juegos en vivo cuando aún no se ha considerado saludable hacerlo. . Pero el gobernador de Florida, Ron DeSantis, hizo un caso extraño que muestra que WWE es útil para las personas que buscan contenido.
“Creo que la gente está desesperada”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa el 14 de Abril. “Quiero decir, si piensas en ello, nunca hemos tenido un período como este en la historia moderna de Estados Unidos en el que hayas tenido tan poco contenido nuevo, particularmente en el ámbito deportivo “.
No solo la salud de los luchadores está en alto riesgo, sino también la estabilidad financiera de WWE. Vince McMahon es un multimillonario corporativo que lucha financieramente durante la pandemia, considerando la falta de eventos en vivo de la WWE, la reciente bancarrota de la renovada liga de fútbol XFL y pagando a sus luchadores y personal. Los acuerdos televisivos de WWE con NBCUniversal y FOX Sports, especialmente durante la pandemia de coronavirus, son a fuente de ingresos restante de la compañía. Esas mismas ofertas, así como el personal que paga, también son la razón por la cual McMahon está preocupado por tomar un descanso.
Dave Meltzer, de The Wrestling Observer, menciona que según los acuerdos televisivos actuales de WWE, ambas compañías de televisión solo permiten un cierto número de programas pregrabados por año, con USA Network y FOX legalmente capaces de reelaborar sus acuerdos si WWE los viola. En el estado actual de las cosas, es dudoso que ambas compañías de televisión impidan que WWE pregrabe sus programas, pero con las tres partes luchando financieramente, McMahon no quería arriesgarse a una reestructuración en los acuerdos de televisión. Sin embargo, las preocupaciones financieras de McMahon continuaron llegando en el momento equivocado.
El 15 de Abril, WWE anunció en un comunicado de prensa que debido a la pandemia de COVID-19, estarían haciendo cambios importantes en la compañía. Estos cambios incluyen la liberación de varios luchadores, la suspensión de su otro personal y la disminución de los gastos operativos. Muchos de los luchadores liberados firmaron grandes contratos previamente ofrecidos por Vince McMahon, que quería mantenerlos alejados de las empresas de lucha libre competidoras. Ahora todos son liberados en el peor momento posible porque esos luchadores no podrán firmar con otras compañías de lucha libre, que también están luchando financieramente durante la pandemia de coronavirus.
En general, la salud de la lista restante de WWE no se puede dar por sentado durante esta pandemia; por lo tanto, WWE debería haber abordado sabiamente la incertidumbre de la pandemia dando a sus luchadores una temporada baja, que nunca ocurre en la lucha profesional. Para reemplazar la falta de programas de lucha libre actuales, la compañía podría haber emitido su gran archivo, incluidos los episodios antiguos de “RAW”, “Smackdown” y “NXT”, junto con algunos pagos clásicos y documentales que hubieran despertado el interés dentro de una audiencia casual de lucha libre. Si WWE todavía quería unir programas, debería haber hecho lo que hizo All Elite Wrestling y shows en cinta masivos mensualmente.
Vince McMahon eligió no hacer ninguna de las opciones, optando por ir a más shows en vivo. Esta decisión mantiene a flote el negocio de McMahon durante la pandemia a través de los ingresos televisivos. Pero no solo sigue poniendo en riesgo todo el talento, sino que también podría disminuir la moral de la empresa. Además, aunque WWE dio una nota que permitía a los luchadores quedarse en casa si no se sentían cómodos trabajando en los programas, los luchadores también temen que puedan perder sus lugares en la televisión, lo que debería considerarse como una preocupación muy pequeña para ellos.
La solución fácil podría haber sido que WWE tomara una pausa, para mantener saludables a sus luchadores, especialmente con el hecho de que un empleado ya dio positivo por COVID-19. Pero al final, Vince McMahon y la WWE permanecen en una situación perdida debido a las cuestionables tácticas comerciales de McMahon, además de poner en peligro su lista de riesgos para la salud del coronavirus.