Ley de California le clava aguijas a los niños

Illustration by Ariana Gonzalez/The Pioneer

Kali Persall,
Jefe de Redacción

Vacunarse o no vacunarse: Esa es la pregunta del año.

La ley, temida por los padres en contra de las vacunas en todo el estado durante casi dos años, acaba de entrar en rigor, y es aterradora.

El 30 de junio, California se convirtió oficialmente en el estado numero 18 en prohibirle a los padres de eximir a sus hijos de la escuela primaria para recibir las vacunas, debido a sus creencias religiosas, personales o morales.

Esto significa que, independientemente de si el padre crea o no en la vacunación de sus hijos, ellos no tendrán ninguna opción en la materia.

El proyecto de ley fue co-escrito por el Dr. Richard Pan, pediatra y senador del distrito número 6 de California, el senador Ben Allen, D-Sacramento y asambleísta Lorena Gonzalaz, D-San Diego, en febrero de 2015. El junio siguiente, el Gov. Jerry Brown firmó la ley, para entrar en vigor un año después.

De acuerdo con la ley, los estudiantes no podrán asistir a las escuelas primarias públicas si no reciben por lo menos 10 vacunaciones básicas — que van desde la difteria y el sarampión y la varicela al tétanos — además de cualquier otra que se considere apropiada por el Departamento de Salud Pública del Estado .

Hay algunas lagunas, pero no se aplican a todo el mundo. Si uno presenta una declaración jurada indicando sus razones para la inmunización antes del 1 de enero, del año 2016, estarán exentos hasta que el estudiante llegue a la duración del grado siguiente: de su nacimiento a la preescolar, del jardín de infancia al primer-sexto grado y del séptimo al duodécimo grado. De lo contrario, padres pueden reclamar una extensión médica o educar sus hijos en casa.

La ley ha dejado a los padres que trabajan en el polvo. Las vacunas se han convertido en la prueba de acceso oficial para una educación. Ambos padres trabajan en la mayoría de los hogares de California, y es a menudo inviable para uno dejar de trabajar para enseñar a su hijo a tiempo completo.

Carrie McMahon tomó la difícil decisión de educar en casa a su hijo de 11 años de edad, que habría sido estudiante de séptimo grado, en lugar de la inmunización. La familia incluso ha considerado mudarse fuera de California para evitar el mandato. McMahon dijo que una carta de la escuela primaria de su hijo, informó a la familia que para él volver a la escuela pública, necesitaría 21 vacunas a finales de agosto.

“Todo parece bastante irracional y lo es,” dijo McMahon. “¿Vamos a tener que mostrar registros de vacunación cuando traigamos a nuestras familias a Disneylandia o cuando visitemos el zoológico? ¿O cuando vayamos de compras al supermercado? ¡Es ridículo!”

Las vacunas han sido un tema candente en el último año y medio, desde que un brote de sarampión en Disneylandia en diciembre de 2014 infectó a 147 personas y asustó a cientos de otros en la cruzada de leyes estrictas de vacunas. Desde entonces, ha sido una caza de brujas y los que están en contra de las vacunas tienen un blanco en la espalda.

La comunidad en contra de las vacunas se atribuyó de inmediato por el fiasco de Disneylandia, a pesar del hecho de que el portador nunca fue identificado, y podría fácilmente haber sido vacunado. Si bien es menos probable, esto no es algo desconocido. Trece de los 110 residentes de California infectados tenían una o más dosis de la vacuna de sarampión, paperas y rubéola, según el Centro de Control de Enfermedades.

El CCE informa que el virus del sarampión altamente contagioso fue declarado eliminado de los Estados Unidos en 2000. Hizo una reaparición en los años siguientes, pero en la actualidad se sitúa a una velocidad relativamente baja. Sólo 189 personas en 24 estados contrajeron sarampión en 2015, una disminución sustancial del registro de 2014 a 667 casos en 27 estados. La enfermedad ha afectado hasta ahora sólo 19 personas de 9 estados este año.

“Es fácil olvidar lo que era antes de tener las vacunas de base amplia y había una gran cantidad de sufrimiento e incluso la muerte por enfermedades infecciosas graves,” dijo el senador Allen en un comunicado de prensa de la página web Pan. “No podemos correr el riesgo de volver a esos días.

Los padres no deberían tener que vivir con el temor de que su hijo contraiga una enfermedad potencialmente mortal en la escuela o en la tienda de comestibles debido a la elección de otro padre al no vacunar a sus hijos.”

Mientras que las vacunas han hecho mucho para prevenir enfermedades graves que antes eran mortales, no dejan de tener su propia parte de los riesgos para la salud. El aluminio es un ingrediente común en muchas vacunas que tienen el mandato por la nueva ley, tales como la hepatitis A y B, la difteria, el tétanos y la tos ferina, que han causado problemas neurológicos por la toxicidad del aluminio en algunos casos, de acuerdo con el Hospital de Niños de Filadelfia.

Los padres no deberían tener que elegir entre que su hijo reciba una educación pública o una vacuna. Quitando el derecho de una persona a elegir qué medicamentos se inyectan en su propio cuerpo es una solución poco ética. Quizás aún más preocupante que la propia enfermedad es la pérdida de la libertad personal.

La industria médica cuenta con el progreso y con la visión del futuro, pero acaba de hacer que América retroceda 100 años mediante la eliminación de la autonomía corporal.