El sistema de servicio selectivo debe permitir el registro de mujeres

Los Editores

El sistema de Servicio Selectivo de los Estados Unidos (SSS), por sus siglas en inglés, es en la actualidad obsoleto e inequitativo.

El mencionado sistema requiere únicamente que los hombres entre 18 y 25 años de edad se registren para el sorteo del servicio militar, lo cual excluye a las mujeres.

Cuanto más tiempo se mantenga este sistema como nuestra “póliza de seguro” nacional, las mujeres seguirán enfrentándose y perdiendo la batalla frente a un trato justo y equitativo en nuestro país y el mundo.

En 1980, el presidente Jimmy Carter restableció el servicio militar obligatorio para los hombres en el marco del Military Selective Service Act (MSSA), por sus siglas en inglés, las mujeres fueron consideradas para la inscripción, pero fueron ignoradas posteriormente ya que no se les permite combatir en tierra.

En caso de que este sistema no sea modificado para permitir la inscripción de las mujeres, debería ser desmantelado por completo.

En 1994, el Presidente Bill Clinton pidió al secretario de Defensa, actualizar las necesidades de movilización de la SSS, ya que consideró que incluir a las mujeres en el sorteo debía ser considerado desde un nuevo punto de vista. El Departamento de Defensa (DOD), por sus siglas en inglés, realizó un informe en que indicaba que “la restricción a las mujeres de ser asignadas por debajo del nivel de brigada, cuya principal misión es la de combatir directamente en el territorio, proporciona una justificación para eximir a las mujeres de la inscripción (y del sorteo), establecido en la decisión de la Corte Suprema de EE.UU. en Rostker v Goldberg (1981)”.

Ese mismo informe también reconoció que un precedente de hace 14 años no puede ser considerado para un debate actual, debido al creciente porcentaje de mujeres que se enlistan hoy en día en las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

En definitiva, el informe del Departamento de Defensa concluyó que “el éxito de la milicia radica en la participación cada vez más activa de las mujeres.”

Un informe de la Oficina de Contabilidad del Gobierno en 1998 mostró que con la simple adición de varios empleados y un moderado aumento presupuestario, el sistema “Servicio Selectivo podría registrar a las mujeres si se obtiene la autorización legislativa por parte de la la Ley de Servicio Militar Selectivo, mediante una enmienda que permita que las mujeres se inscriban”.

Un reciente informe de la Oficina del Gobierno recomendó al Departamento de Defensa revisar el SSS. Esta es la primera vez desde 1994 que el Departamento de Defensa ha examinado estos requerimientos, y hay una ligera posibilidad de que se ponga el programa de nuevo en un “punto de espera”, como en los años setenta.

Actualmente, las mujeres representan alrededor del 14 por ciento de las fuerzas armadas en servicio activo en los EE.UU., y se encuentran en el 91 por ciento de las ocupaciones militares. Además, ocupan aproximadamente el 16 por ciento de los puestos de oficiales comisionados. Incluso sin de combate directo, las mujeres luchan y mueren por nuestro país, y juegan un papel crítico en una variedad de áreas a lo largo de nuestro sistema de defensa.

Aún hoy en día, las mujeres en los Estados Unidos ganan aproximadamente el 77 por ciento de lo que los hombres ganan en el mismo cargo. Diecisiete mujeres ocupan escaños en el Senado de un total de 100, y sólo 92 de un total de 435 en la Cámara.

Las mujeres todavía no gozan de un trato igualitario en América, y la SSS sólo empeora el proceso de dar a las mujeres una posición equitativa en la sociedad.

Nuestro gobierno debe enmendar la MSSA con el fin de permitir a las mujeres inscribirse, o bien ser eliminada por completo.